FIDO

Alzira

El George Best, el Cracovia y la Sala Ultramar son tres de los puntos neurálgicos de esta calle Alzira que discurre curiosa por el barrio de Arrancapins, en el triángulo que forman Sant Francesc de Borja y la Gran Vía de Ramón y Cajal. En esta primera entrega de nuestro recorrido por la calle solo os hablaremos del George Best, que hace colla con una cafetería de cafés de especialidad, una academia de cómic, manga, animación y 3D, un bar argentino, un pub de estilo irlandés y una librería de cómics y libros que hierve en actividad.

Elixir
Sant Francesc de Borja, 4
No empezamos exactamente en la calle Alzira, pero casi, y el desvío está más que justificado porque esta cafetería (y tienda) de café de especialidad se subió a la cresta de la ola después de la pandemia y no ha parado de crecer desde entonces. Elixir es una empresa familiar que empezó con un pequeño puesto de cafés para llevar en una esquina exterior del Mercado de Russafa y hace menos de un año se hizo con este segundo local en Arrancapins en el que, ahora sí, puedes sentarte y pedir algo dulce o salado para acompañar tu café, como el crepe de pollo al romero, el de caramelo salado o el de chocolate Valor. Pero hay más, en abril abrirá un tercer Elixir en la calle Cavallers y, cuando eche a rodar, estarán también presentes en el Mercat del Grau. Su idea es comprar de proximidad y evitar intermediarios en la medida de lo posible. Tienen su propia marca de café que tuestan ellos mismos y en la tienda te muelen el grano a medida, más o menos fino, para que se adapte a la perfección a tu cafetera. Harán las pruebas que hagan falta para encontrar el grosor exacto que haga funcionar bien tu aparato. Planean hacer catas de café y exposiciones de cara a la primavera, estad atentos a sus redes.

Geroge Best
Alzira, 12
En mayo cumple siete años el George Best, la casa del pop-rock en Valencia. Es un local que se han inventado un grupo de colegas dedicados a la agitación musical de la ciudad inspirados por otros garitos de España como La percha de Granada. Pensaban que en Valencia no había ningún pub que supurara ambiente roquero de guitarras, así que se lo montaron ellos mismos con la idea romántica de atraer a gente de todas las edades para bailar, beber y olvidarse de todo. La imagen es de Lawerta, un diseñador vinculado al mundo de la música (y del fútbol) que, sabían, plasmaría a la perfección la filosofía del proyecto y del personaje de patillas gruesas que le da nombre. Por si no habéis oído hablar de él, os lo presentamos. George Best fue un futbolista norirlandés de los años setenta (época en la que el fútbol conservaba aún algo de romanticismo), talentoso, elegante, gamberro, alcohólico y mujeriego. Es el autor de frases como: “Gasté un montón de dinero en coches, mujeres y alcohol. El resto simplemente lo malgasté”. En el George Best son habituales las fiestas post party de los grupos más potentes que vienen a tocar a Valencia, por ellas han pasado La plata, Mujeres, Carolina Durante, Biznaga, Los Planetas, La habitación Roja, Second… Por la música sobre todo, pero también por el ambiente, el logo y la decoración, el George es uno de los garitos más cañeros de Valencia.

Cíclope
Alzira, 13
Cíclope es una academia de cómic, manga, animación y 3D que ofrece, principalmente, clases extraescolares para chavales y chavalas de doce años, pero el rango de alumnos va de los cuatro a los sesenta años. En 2019 se trasladaron desde Àngel Guimerà para seguir ofreciendo clases abiertas semipersonalizadas según los intereses del alumno, ya sea la acuarela, el acrílico o los dibujos de Miércoles Adams o los superhéroes de Marvel. Eso sí, en Cíclope no se trabaja el óleo, aquí las herramientas son el papel y el ordenador. Tienen un aula habilitada para dar clases de videojuego en las que hay poca programación y mucho empeño en ayudar a los alumnos a desarrollar creativamente un mundo propio. Aquí mismo se han impartido clases para youtubers pero, ¡padres!, que nadie se lleve las manos a la cabeza. Al final, nos explican, son clases de audiovisual adaptadas a los intereses del niño o la niña en cuestión que, ¡oh sorpresa!, muchas veces están en Youtube. En Cíclope se dan extraescolares para jóvenes del siglo XXI que han nacido hiperconectados en la era de Internet.

La Milanga
Historiador Diago, 17
La Milanga es un bar argentino donde podrás probar los auténticos bocadillos de milanesa de ternera, la tradicional empanada tucumana y las mejores espacialidades argentinas. Nos cuenta Leila que la “pequeña” provincia de Tucumán, de donde es el cocinero de La Milanga, fue la que declaró la independencia de las Provincias Unidas del Sur (primer nombre de Argentina) respecto de España y que muchos de los platos típicos argentinos tienen su origen allí. Algo parecido pasa en España con la paella, plato nacional por excelencia con un origen muy concreto que todos conocemos (guiño, guiño). ¿Un ejemplo argentino? La empanada de carne de vacuno cortada a cuchillo típicamente tucumana que le valió a La Milanga un premio de eltenedor.es por la masa casera de sus empanadas. También las tienen de pollo, maíz, espinacas (todas tucumanas) y jamón y queso. Si no te apetece bocadillo puedes pedir la milanesa al plato, la napolitana por ejemplo, con salsa de tomate casera, jamón, mozzarella, pimiento y huevo frito. Y si lo que quieres es precisamente eso, un bocadillo, tienen otras opciones igualmente argentinas como el choripan, de chorizo criollo (de verdad) y salsa chimichurri. De entrante puedes pedir provolone al horno gratinado en su salsa, entraña trinchada o humita, una comida típica de la zona andina hecha a base de maíz. Pero que no se os olvide, este es un bar argentino, así que no puede faltar el asado (mínimo dos personas), con cinco tipos de carne diferentes hechos al brasero.

A tres bandas
Historiador Diago, 15
El nombre nos da una pista: dentro, hay billares. A tres bandas nació hace 33 años como un local para jugar al billar cuando no había demasiadas mesas decentes por la ciudad. Y ha pasado de padre a hijo con poquitos cambios, el más trascendental quizá, quitar una mesa de billar para dejar espacio a las mesas. Entrarás para tomarte una copa pero te quedarás por el ambiente de pub irlandés, entre esculturas de Elvis y Lucky Luke, guitarras y fotografías de Marilyn Monroe, moviendo el piececito al ritmo de la música rock, blues y jazz de los años 60-80. Nosotras somos de barra, sobre todo si los taburetes son cómodos como aquí y detrás está una simpatiquísima Yolanda para contarnos que A tres bandas es una especie de Cheers, con clientes de toda la vida que no han dejado de venir nunca, aunque el local empieza a llenarse de gente joven y extranjeros. Vienen buscando Guiness y Paulaner de tirador, maltas y bourbons de calidad, cóctels y botellines de cerveza de todo pelaje desplegados en altura sobre la barra. ¡Hay treinta referencias entre las que elegir! De comer tienen poca cosa, pero si tienes hambre y no te apetece salir del refugio te preparan un hot dog, un sandwich o una tabla de ibéricos cortados al momento.

Bangarang
Historiador Diago, 9
Bangarang es una de las librerías de Valencia con más movimiento de la ciudad, tiene actividad prácticamente todos los días de la semana. Jaime y Estela tenían la idea romántica de abrir una librería con referencias de cómics y libros y se lanzaron a la aventura en 2019. Él es especialista en cómics, ella en libros, y juntos forman el tándem perfecto para dirigir un proyecto que aglutina varios clubs de lectura. Uno de novela negra con Salva Alemany; Las raras con Alberto Torres Blandina, centrado en obras que se salen de los cánones más trillados de la literatura; y Hexagonal, conducido por Ana Camarena y la propia Estela, donde se plantea un tema (la lucha de clases, malas madres…) sobre el cual las personas participantes pueden compartir con el grupo las referencias que les apetezcan, ya sean de narrativa, ensayo, cómic, cine, series o artes visuales. Por otro lado, organizan periódicamente el evento gastroliterario Comerse un libro dirigido por Lidia Caro, donde se sirve comida relacionada con el libro analizado. Comida canaria para Panza de burro de Andrea Abreu y lasagna de la mamma en la sesión dedicada a las Malas madres. La otra pata fundamental de su programación son las presentaciones de libros, muchas de autores locales (Andreu Escrivà presentaba en febrero Contra la sostenibilidad), y otras de grandes firmas nacionales y latinoamericanas como las de Claudia Piñeiro, Lucía Lijtmaer, Magius (Premio Nacional del Cómic 2021), Juan Tallón, Jon Bilbao o Miguel Ángel Hernández. Y este mes de abril, como no, también podéis ir a visitarlos a la Fira del Llibre de Viveros.

Bodega Beals
Alzira, 15
Tiene pinta de supermercado de barrio, pero es una tienda especializada en cavas, champagnes, vinos y licores con mucha historia a sus espaldas. La tercera generación de la familia Llorens regenta la Bodega Santader de Patraix, inaugurada en 1956, y esta Bodega Beals que lleva más de veinte años dedicándose a la distribución de vinos y licores en Arrancapins. Tiene a la venta unas dos mil referencias de productos de lo más habitual y otros más extravagantes como los que se exponen en el pequeño escaparate de la entrada: crema de cassalla o licor de crema de anís y frambuesas, por ejemplo.

Cracovia
Alzira, 25
Sergio se hizo cargo del antiguo Cracovia hace cinco años para darle un aire de gastrobar a un negocio algo estancado. Él mismo prepara en cocina las tostas, las tapas y las ensaladas que se sirven en mesa y nos ha recomendado las empanadas argentinas y las samosas de pato, puerro y pera, pero hay mucho más: pollo cajún, provolone trufado, sardinas ahumadas, tostas de roast beef… Todo casero. Para acompañar, puedes elegir entre más de cuarenta cervezas con precios para todos los gustos y bolsillos, para el que busca una cerveza fresquita, sin más, y para los más sibaritas capaces de apreciar los matices de la cerveza importada o de la artesana local. Pero en Cracovia, además de comida y bebida, también se sirve cultura. Una o dos veces al mes programan conciertos acústicos y siempre hay una pequeña exposición con obra a la venta, en mayo, los collages de Ignacio Heredia. Cuando no hay música en directo la pinchan con gusto, así que siempre es buen momento para ir a picar algo o tomar una copa en un ambiente acogedor, frente a un cartel de la película Metrópolis mientras suena la banda sonora de Pulp Fiction. Os esperan de martes a sábado de 17 a 1.30h. y algún fin de semana a mediodía (consultad sus redes) para el vermut.

Querida Jacinta
Cuenca, 23
La jovencísima Querida Jacinta abrió el noviembre pasado con la idea de ofrecer comida tradicional española, sencilla pero con un toque moderno. Pero las cosas no siempre salen las cosas como uno las tenía planeadas y la vitrina llena de carne madurada ha acabado cobrando un protagonismo inesperado. Así que en este bonito restaurante que te recibe con una puerta de madera majestuosa y un gran ventanal en altura te puedes pedir mollejas de ternera, cocido montañés, gazpacho manchego, una caldereta de bacalao o suquet de peix, pero también una chuleta de vaca vieja madurada de un kilo o una costilla de vaca cocinada 35 horas a baja temperatura. A favor, una plantilla de camareros simpáticos y con experiencia y un local muy agradable con sofás y libros en la segunda planta que invitan a tomarte el cóctel (Negroni, Pisco Sour…) cómodamente. Carne o cocina regional, tú eliges.

Sala Ultramar
Alzira, 9
La cultura en la calle Alzira la pone la Sala Ultramar, que en abril de 2022 cumplía diez años de travesía. Empezó a navegar en la calle Padre Jofre gracias al empuje de 16 socios empeñados en levantar una sala teatral que respaldara y protegiera la autoría valenciana, actores y dramaturgos como Paco Zarzoso, Mertxe Aguilar, Lola López, Lluïsa Cunillé, Verónica Andrés, Begoña Tena… Tiempo después la sala se trasladó a la calle Alzira, al espacio dejado por el mítico Teatro de los Manantiales, para seguir programando teatro de altísima calidad como aquel Querencia de Paco Zarzoso interpretado por Álvaro Báguena y Verónica Andrés que tuvo, inexplicablemente, poco recorrido. Algunas obras han sido reconocidas dentro y fuera de nuestras fronteras. Conocimos al dramaturgo Víctor Sánchez (Premio MAX 2016 a Mejor Autoría Revelación) gracias a la versión larga de Nosotros no nos mataremos con pistolas que acabó dando el salto al cine. Y vimos a María Cárdenas levantar el mismo premio en 2017, el de Mejor Autoría Revelación, por la versión extendida de Síndrhomo que se estrenó en Ultramar, una pieza del Cabanyal Íntim al que tanto echaremos de menos este primer mes de mayo de ausencia. La Sala Ultrmar no es solo un espacio de exhibición, lo es también de creación gracias al respaldo que ofrecen sus dos residencias. Travessies d’Ultramar aporta acompañamiento técnico y logístico a compañías de la Comunitat Valenciana en su proceso de creación y Autoria a Ultramar ayuda cada año a un creador a desarrollar su texto con respaldo económico y tutelaje profesional, texto que acaba estrenándose como pieza escénica en la sala para el disfrute de todos. Supone mucho trabajo y no es en absoluto rentable, pero merece la pena porque de esta cantera han salido obras como Miau, miau, miau de Andrea Martínez (candidata en los últimos premios MAX), Como si el fuego no fuera contigo de Mafalda Bellido o La vida inventada de Godofredo Villa de Sònia Alejo. Como curiosidad, nos han contado que al fondo del escenario, debajo del linóleo, se esconde uno de los 300 refugios antiaéreos que conserva Valencia, capital de la República, construido durante la Guerra Civil para proteger a los civiles de los bombardeos.

Homoludicus
Doctor Sánchis Sivera, 21
¿Cansada/o del Parchís y del Juego de la oca? Homoludicus es un espacio dedicado al juego de mesa moderno, especializado en rol, con una ludoteca en la que los socios pueden jugar a más de 300 juegos previo pago de una cuota de seis euros al año. O alquilarlos durante tres días abonando un plus. Y tú, que no eres socio, podrás comprarlos para llevártelos a casa y disfrutar de un buen rato lejos de pantallas. Fue la primera tienda de Valencia dedicada exclusivamente a los juegos de mesa y en ella puedes encontrar La Fallera Calavera y el Virus, los más vendidos. También una amplia gama de juegos de rol que exigen un esfuerzo mental de inicio pero enganchan como pocos. Toni te explicará por cual empezar para adentrarte en este mundo que espolea la imaginación en una especie de teatro reglamentado en el que desarrollas a tu personaje hablando, no hay más. Los hay de terror, de fantasía, de ciencia ficción, de Dune, de Star Treck e infantiles, como aquel Gatitos mágicos del que os hablamos en nuestra revista de febrero. Son una herramienta educativa muy potente con la que se puede trabajar materias como las matemáticas, la historia y la economía, y valores como la tolerancia y la igualdad. Si no te hemos convencido del todo, pásate por Homoludicus y acabarán de hacerlo.

Bar Cassalla
Bon ordre, 19
¿Conocéis el Bar Mistela de Benicalap? ¿La Sastrería del Canyamelar? ¿El Cremaet en la avenida del Puerto? Todos son del Grupo Gastroadictos, como este Bar Cassalla que abrió en Abastos hace cuatro meses con mucha brasa y mucha barra. Encienden las brasas a primera hora para, de 9 a 12h., ofrecer almuerzos a la carta (no hay menú) con embutidos hechos a la parrilla. A partir de las 13h. llegan las comidas. De picaeta podéis elegir, por ejemplo, croqueta de cigala o tostas con una sobrasada de Van Company que está a la vista de todos, en suspensión dentro de su pellejo. Y colgaos la servilleta al cuello para hincarle el diente al entrecote madurado 35 días, al chuletón de atún o al rodaballo, todo cocinado a la brasa. También podéis probar un maravilloso arroz de tuétano con piparra, pero sólo a mediodía. Además, tienen zona de showcooking para el que quiera preguntarle al chef y ver en directo como cocina los platos con todo el arte del mundo.

Villaplana
Doctor Sanchís Sivera, 24
El Villaplana es un bar con mucha historia a cuestas, un negocio familiar inaugurado en 1964 que lleva tres generaciones dando de comer tapas tradicionales a los vecinos de Abastos y de más allá. Un bar de toda la vida que nació en blanco y negro con dos caballos aparcados en la puerta y luce ahora una reforma integral que le ha dado cancha a la madera y al blanco. En la carta encontraréis tapas básicas de toda la vida muy bien cocinadas (bravas, puntilla, croquetas, tellinas, morro…) y propuestas un poco más atrevidas, como los zarajos de Cuenca (intestinos de cordero lechal marinados) o la alcachofa confitada con papada ibérica y yema trufada. No es casualidad que lleven más de medio siglo en la pomada, han sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin dejar de lado la tradición con la que se hicieron un nombre.

También te puede interesar…

Misser Mascó

Calle de falla y fútbol con a una tienda de calzado ecológico, un ultramarinos histórico, una hamburguesería única y original y uno de los jardines más bonitos de la ciudad.

Morvedre

El museo de Conchita Piquer, un supermercado que es una cooperativa, un mercado que forma parte de un proyecto precioso, la gran discoteca LGTBIQ+ de la ciudad…

Puerto Rico

Un templo vegano, un taller de serigrafía, un restaurante marroquí, una mercería que también es tienda de ropa vintage y una freak shop con nombre de bruja.

La Punta

Una pedanía de València que esconde un bar y un restaurante con más de cincuenta años de historia, una tienda donde se vende todo lo necesario para trabajar el campo, una falla experimental, una preciosa parroquia y mucha huerta.

Nazaret

El mural de Paco Roca, dos bares míticos donde comer de maravilla, dos hornos donde queremos probarlo todo y un skate park para disfrutar entre rampas.

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.