Jardín autómata

CENTRE DEL CARME. Museu, 2

Humanoides, cuadrúpedos y personajes híbridos suspendidos en el espacio se mueven constantemente. Otros seres, de plástico, inflables, se posan en el suelo. Parece que respiran. Vemos huevos y peces con piernas, frutos con tentáculos, perros de dos cabezas, jirafas mutantes. La estampa nos recuerda a una inigualable y misteriosa pintura, ese Jardín de las delicias de un Bosco que condenaba los pecados de la carne. La artista Olga Diego da vida al centenar de figuras que conforman una inmensa instalación que ya no condena la libertad sexual: el gran problema actual es la falta respeto al medio ambiente por parte de una sociedad consumista y capitalista, cuyo mayor pecado es el derroche del plástico. GLORIA POZUELO

También te puede interesar…

El poder con que saltamos juntas

HASTA EL DOMINGO 29/9
Una exposición que pone a dialogar a mujeres artistas afincadas en Portugal y España entre las décadas de 1960 y 1970.

Génesis

HASTA EL DOMINGO 27/10
María Aranguren inserta pintura, telas, flejes o papeles dentro de policarbonato celular buscando la armonía cromática.

València s’il·lustra 2024

FINS EL DIMARTS 15/10
Ja no són els professionals consolidats els qui dibuixen la ciutat, sinó els joves en procés d’aprenentatge.

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.