En guerra contra el Coronavirus (12): Back to indie & 3er Festival de Cine Coreano

¡El indie no ha muerto! Esta es la buena nueva que nos anuncian los amigos de la plataforma Filmin con un nuevo ciclo de películas a disposición de sus abonados. Bajo el título genérico de Back to indie, podremos disfrutar, desde este viernes 12/6, de una selección de 22 trabajos con el cine norteamericano contemporáneo más independiente. Lejos quedan ya los inicios de aquel primer Festival de Sundance que serviría de contenedor y escaparate del cine más innovador y personal. Poco a poco, con el paso de los años, la etiqueta indie se iría pervirtiendo y las grandes productoras de Hollywood se iban a ir apoderando de ella a través de películas realizadas por empresas filiales que vieron en ello un nuevo filón. Se mantenía la idea de un cine diferente a las grandes producciones de la industria, un cine de relatos íntimos, si se quiere, pero sujeto a unas coordenadas muy determinadas que harían que ese escaparate fuera apaciguando su original radicalidad. Este ciclo viene a decirnos que no todo está perdido. Son trabajos que nos invitan a que tomemos contacto con una nueva generación de directores que, entrada la segunda década del siglo XXI, han recibido la atención de los festivales más prestigiosos del mundo.

au-festival-cine-coreano-indie-Greener grass

El ciclo se estrena con dos títulos que sirven de enseña de esta propuesta. El primero de ellos es Greener grass de Dawn Luebbe y Jocelyn DeBoer, una comedia protagonizada por los propios directores y que ya ha pasado por festivales como Locarno, Sitges o el Atlanta Film Festival, que organiza la propia plataforma Filmin. Todo un ataque al modo de vida americano que tiene como protagonista a Jill, una mujer que vive en una casa modelo, junto a sus hijos modelo y un marido con un trabajo bien remunerado, es decir, todo lo que uno podría desear. Pero el mundo que rodea a Jill es una absoluta distorsión de ese sueño idealizado. En el barrio residencial donde vive todo es de un colorido exagerado, la gente conduce coches de golf, las parejas visten a juego y los familiares son “intercambiables”. Por si esto fuera poco, hay un asesino suelto por los alrededores. ¿Hemos dicho distorsión? Quizá no tanto.

El segundo título con el que arranca esta muestra se refiere al díptico A bread factory de Patrick Wang, hilarante comedia que, con tintes del mejor Wes Anderson, nos habla del complejo proceso de gentrificación que sufren muchas comunidades en los Estados Unidos (vamos, como aquí). En esta cinta, Dorothea y Greta son dos mujeres ya en la edad de la jubilación que, después de cuarenta años gestionando un espacio artístico, ven cómo está amenazado por culpa de la especulación inmobiliaria. Alrededor de ellas y de este espacio conoceremos a un grupo de personajes a cada cual más extravagante. Además, el ciclo incluye The grief of others, anterior trabajo de Wang, seleccionado en el festival de Cannes y que, en un tono más intimista, narra la historia de una joven pareja que pierde a su hijo a las pocas horas de nacer.

au-festival-cine-coreano-indie-A bread factory

El programa continúa con trabajos como Ape, debut en la dirección del inclasificable Joel Potrykus con el que ganaría, en su momento, el Premio a la Mejor Dirección Nobel en el Festival de Locarno. Aquí, Trevor Newandyke es un joven cómico de stand up, aficionado a jugar con el fuego, que se enfrenta, él solo, a las molestias de la sociedad de consumo cuando su compañía de teléfono le amenaza con subirle las tarifas. The color wheel de Alex Ross Perry nos cuenta los problemas que surgen entre dos hermanos desde el momento en el que ella deja su relación con un profesor de la universidad. Rodada en blanco y negro, y en 16 milímetros, la cinta nos muestra sus diferencias cuando ambos emprenden un viaje para recoger las cosas de ella de la casa del profesor. Rodada en un tono casi documental, New Jerusalem de Rick Alverson nos cuenta el duro regreso de la guerra de Afganistán de un joven soldado de origen irlandés, y en Green, ópera prima de Sophia Takal, realidad y fantasía se mezclan cuando dos jóvenes urbanitas, Genevieve y Sebastian, lo dejan todo para refugiarse en una pequeña comunidad rural.

Tras estos dos trabajos, y con referencias a La gaviota de Chejov, un poco de Lunas de Hiel de Roman Polanski y la obra del escritor David Foster Wallace, se presenta Silver bullets del productor, director y actor Joe Swanberg, relato de amor y celos protagonizado por un director de cine que se siente traicionado cuando su novia protagoniza la película de otro. De relaciones más que tóxicas trata también el trhiller Sun don’t shine de Amy Seimetz, mientras Little feet de Alexandre Rockwell (Four rooms) nos propone el retrato íntimo de unos niños que viven en la ciudad de Los Ángeles y quieren ver el río por primera vez. Una idea, la del viaje, que comparte con Vacation de Zach Clark donde, en un tono de comedia, un grupo de amigas se van a pasar unos días a la playa donde disfrutarán del sol, la arena… y las drogas psicotrópicas. Hay más.

au-festival-cine-coreano-indieour-body

Por otro lado, Filmin nos ofrece, también, la tercera edición del Indie-Doc Fest de Cine Coreano que, como ya nos anuncia su nombre, quiere ser una muestra del talento del mejor cine coreano emergente. En total, una selección de seis largometrajes y tres cortos que podremos disfrutar entre los días 11 al 21 de junio. Organizado por el Centro Cultural Coreano de Madrid junto al Festival de Cine Independiente de Seúl y la colaboración de ECAM, la revista Caimán Cuadernos de Cine, Casa Asia y Cine Asia, esta muestra pone sobre la mesa seis nombres femeninos repartidos, en su sección de largometrajes, en cuatro trabajos de ficción y dos documentales.

Arrancamos esta selección con Our body, debut tras la cámara de la realizadora Ka-ram Han, que nos ofrece aquí un sensible retrato de una joven, Ja-young, que se encuentra en una encrucijada. Tras ocho años preparándose unas oposiciones y pasados sus treinta años, decide que no puede estudiar más. El problema es que se encuentra con el hecho de que no ha trabajado nunca y, sobre todo, se siente mayor, especialmente frente a otras competidoras más jóvenes. Ja-young encontrará su salida en el ejercicio físico a partir del día que se cruza con una corredora con la que trabará amistad. Lo más relevante de este trabajo es la sencillez con la que Ka-ram Han nos conduce por el proceso de maduración de su protagonista, un viaje interior que nos confronta con la difícil relación entre nosotros y un mundo exterior que nos exige que nos adaptemos. 

au-festival-cine-coreano-indie-a-boy

Sensible y muy curiosa es también la ópera prima de la realizadora Yu Eun-jeong, Ghost walk, cinta por la que recibió el Premio del Público en el Festival de Busan. Una película que, de alguna manera, nos remite a A ghost story del norteamericano David Lowery. Como en la cinta de Lowery, Yu Eun-jeong nos pone ante el abismo que se nos abre ante la posibilidad de la muerte, de ese no-ser o un mundo en el que ya no existimos. Hye-jeong es una joven que trabaja en una fábrica de las afueras de la ciudad. Un día, descubre que ha fallecido y que se ha convertido en un fantasma. A partir de aquí, Hye-jeong comienza un viaje hacia atrás en el tiempo para descubrir qué ha sucedido. En ese viaje, la joven descubrirá cómo es la vida de las personas que la acompañaban en su día a día y a las que no les había prestado atención.

Dos trabajos cierran las propuestas de ficción: A boy and sungreen de Ahn Ju Young, viaje de un joven estudiante de secundaria en busca de un padre que creía fallecido, y Way back home, último trabajo de Sunjoo Park, un intenso drama que nos habla de cómo enfrentarnos al pasado a través de la historia de una mujer, Jeong-won, que recibe una llamada de la policía que le anuncia que el hombre que la violó hace diez años ha sido detenido. Ya en el terreno documental disfrutaremos de dos obras. En The pregnant tree and the goblin de Park Kyoungtae y Kim Dongryung, nos acercamos a la vida de Park Insun, una extrabajadora sexual de un campamento militar estadounidense que nos ofrece la excusa para hacer una indagación sobre la muerte y, de nuevo, el pasado. Al que se enfrenta esta mujer cuando descubre que, después de cuarenta años, la base militar va a ser derribada. Y A corner shop de Lee Suk-gyeong, otra pieza documental que nos mostrará el trabajo de Picnic Cat, una exitosa empresa dedicada a introducir en el mundo laboral a jóvenes que no tienen formación.

Entre los cortometrajes encontramos el también documental A town with a blue hill de Joowon Song, pequeña pieza de 16 minutos que nos invita a un poético recorrido por un modesto vecindario. Junto a esta, veremos el mediometraje Beginners’ class de Kim Hyun-jung, Premio del Jurado del Festival de Cine Independiente de Seúl, en el que una joven que vive en los suburbios se apunta a un curso de guion en la capital, una oportunidad para ella y una original propuesta sobre las relaciones personales. Y un corto de animación, la pieza Movements de Dahee Jeong, un bello ejercicio de estilo que nos invita a reflexionar precisamente sobre eso, el movimiento, es decir, sobre el hecho mismo de desplazarnos, un acto inconsciente que aquí se nos hace presente y que quizá nos conecte con la eternidad. GERARDO LEÓN

También te puede interesar…

Kind of kindness

VIERNES 28/6
Tras el éxito de Pobres criaturas ya tenemos aquí el siguiente trabajo del griego Yorgos Lanthimos.

Del revés 2

MIÉRCOLES 19/6
Riley ha llegado al instituto, es la nueva de la clase y tiene que adaptarse a sus nuevas emociones.

39 Cinema Jove

DEL JUEVES 20 AL SÁBADO 29/6
Verano, se huelen las vacaciones y València se convierte en la verdadera capital del cine con la inauguración de una nueva edición de Cinema Jove.

El cielo rojo

VIERNES 14/6
Ha tardado más de un año en llegar a salas comerciales el último trabajo del director alemán Christian Petzold (Ondina).

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.