FIDO

Relatos de encierro

Un epílogo (o no)

Para Áurea, que quiso saber cómo acababa esta historia que no acaba. Nada empieza y nada acaba, pensó. Todo es un continuo. Eso es lo que se dijo viendo a

El dilema del autor

Podría decir que apareció de repente, pero no estaba seguro. En realidad, estaba dándole vueltas desde hacía días, pero la historia no acababa de tomar una forma que le llegara

Un café

Para Sara. ¿Cuál es el precio de la felicidad?, se preguntaron más tarde. Llevaban trabajando juntos mucho tiempo. Hacía dos meses que no se veían las caras por culpa de

Desescalarse

No hay nadie que me conozca mejor que yo mismo. A veces me veo así, desde fuera, y me digo, mira tío, no estás tan mal. Para todo lo que

La vuelta a la normalidad

No hay señal más clara de que, con esto del virus, las cosas están volviendo a la normalidad que el hecho de que tu vecino del piso de al lado

Una de zombis

Las cosas como son. No es fácil ser un zombi. Un día cualquiera te despiertas como de un sueño y ya no recuerdas nada de tu vida anterior. Y digo

Seguridad

“Estudia”, le había dicho su madre millones de veces. Esa palabra la persiguió durante toda su vida. Y a lo mejor su madre tenía algo de razón, pero ella se

El globo azul

¿Y si empezamos por el final? ¿Dónde comienzan realmente las historias? Esta termina precisamente cuando aquel hombre que iba conduciendo de regreso del trabajo, se despistó un instante pensando en

Mascarada

A veces las casualidades desencadenan acontecimientos que pueden marcarnos para toda la vida. Esto es lo que recordaría ella más tarde, cuando repasara en su cabeza la primera vez que

Se vende

El cartel se había caído en mitad de la acera. En la parte superior, en letras bien grandes, un texto dominaba el tosco diseño para despertar la atención del posible

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.