PAUL GRAHAM. LA BLANCURA DE LA BALLENA

BOMBAS GENS. Av. de Burjassot, 54

Sus influencias confesadas son dos fotógrafos (Walker Evans y Robert Frank) y un literato (Raymond Carver). Tres individuos que han ido a documentar la realidad de los Estados Unidos del siglo XX; la de la gran y temida potencia desde la terrible depresión que sufriera a finales de la década de los 20, a la del permanente desarraigo: ese que ilustra tan bien los relatos del último de los citados. Como sus héroes, el británico Paul Graham (1956), una suerte de Jarvis Cocker pegado a una cámara, ha tomado imágenes de este país tan contradictorio (Marc Bassets dixit) desde su llegada a él en 2002. Y lo ha recorrido para dejar constancia (parafraseando al Roland Barthes de La cámara lúcida: el “esto ha sido”) de un lugar y un tiempo cercanos: las fotografías que componen La blancura de la ballena, procedentes de tres de sus series más significativas, abarcan el periodo que va de 2002 a 2011. Temas como la desigualdad quedan patentes en series de imágenes donde el referente aparece y desaparece como por arte de magia. Atentos. RAFA MARTÍNEZ

También te puede interesar…

El poder con que saltamos juntas

HASTA EL DOMINGO 29/9
Una exposición que pone a dialogar a mujeres artistas afincadas en Portugal y España entre las décadas de 1960 y 1970.

Génesis

HASTA EL DOMINGO 27/10
María Aranguren inserta pintura, telas, flejes o papeles dentro de policarbonato celular buscando la armonía cromática.

València s’il·lustra 2024

FINS EL DIMARTS 15/10
Ja no són els professionals consolidats els qui dibuixen la ciutat, sinó els joves en procés d’aprenentatge.

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.