Juan Uslé. Ojo y paisaje

BOMBAS GENS. Burjassot, 54

Juan Uslé es un pintor pausado y reflexivo, que piensa sobre la pintura, la habita y viaja con ella. Sus obras son un acto pictórico autorreflexivo. El paisaje es su tema central y lo aborda desde una relación puramente vivencial que no busca efectismos, sino introspección. Necesita tocar, sentir y vivir las cosas sobre las que va a trabajar, y no lo hace de una forma mecánica, ejecutando una idea lúcida. Necesita tropezarse y empaparse de otras cosas para conseguir el resultado final sobre el lienzo, ya sea en su Saro (Cantabria) natal, en su Nueva York de adopción o en la recién descubierta Benissa. Siempre lleva encima la Canon, con la que fotografía constantemente porque constantemente encuentra estímulos que le hacen pensar y quiere capturar. Sus fotografías, dice, son feas y anodinas, pero muy interesantes porque ponen la atención en cosas que normalmente pasan desapercibidas y a él le hacen reflexionar. Eso es precisamente lo que deben hacer los artistas, hacernos pensar desde otras formas de ver, afirma.

La muestra Ojo y paisaje arranca en los años ochenta, cuando Uslé ya ha abandonado el expresionismo abstracto deudor de William Kooining (colores agresivos en pinceladas gruesas) y ha empezado a pintar paisajes marítimos oscuros y melancólicos hechos a base de grandes manchas de pintura ocre, azul y verde —cebadas a veces hasta lo matérico— entre las que se intuye una única figura, una persona, una barca, una casa… Hay algo de los paisajes románticos de Caspar David Friedrich y de Turner. En esta primera sala cuelga la obra (y los bocetos de la misma) que da nombre a la muestra y que gira sobre la idea de periscopio, un ojo ampliado que utiliza el comandante de un submarino para conocer lo que le rodea. Aunque en el fondo, no hacen falta ojos para ver, el ojo es el cerebro, que  permite una visión simultánea del exterior y del interior.

Uslé se trasladó a Nueva York y su obra cambió, como se puede ver en la segunda sala del recorrido. Son los años noventa. Desaparece cualquier referencia al romanticismo o al expresionismo, se vuelca en la abstracción y empieza a jugar en lienzos de gran formato sin marco, con colores intensos y no naturalistas que alternan el dinamismo y la inmovilidad. La última sala está dedicada a la serie Soñé que revelabas, grandes lienzos geométricos, a primera vista conceptuales, pero basados en la realidad. Por ejemplo, en el edificio que tiene en frente de su estudio neoyorquino, empapelado de infinidad de ventanas. Una estampa que sobre dos dimensiones deviene en renglones hechos de brochazos verticales o zigzagueantes, seriados, en los que reina el negro, como en algunas de las piezas del principio, donde juega con él para hacer visible la ausencia. Bombas Gens abre el año con uno de los artistas españoles más reconocidos internacionalmente, ganador en 2002 del Premio Nacional de Artes Plásticas que concede el Ministerio de Cultura. AU

También te puede interesar…

El poder con que saltamos juntas

HASTA EL DOMINGO 29/9
Una exposición que pone a dialogar a mujeres artistas afincadas en Portugal y España entre las décadas de 1960 y 1970.

Génesis

HASTA EL DOMINGO 27/10
María Aranguren inserta pintura, telas, flejes o papeles dentro de policarbonato celular buscando la armonía cromática.

València s’il·lustra 2024

FINS EL DIMARTS 15/10
Ja no són els professionals consolidats els qui dibuixen la ciutat, sinó els joves en procés d’aprenentatge.

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.