FIDO

«Queremos hacer buena literatura donde la lírica, la épica o la narrativa salga de determinadas zonas de confort»

Nos concede una entrevista Salva Raga, editor del sello valenciano Editorial Vinatea. Acaba de aparecer en esta editorial un libro escrito a muchas manos, más de cien. Concretamente se dan cita en esta antología de relatos ciento y autoras y autores. Precisamente por ello, he optado por preguntarle a él acerca de este 101 crímenes de Valencia. Editorial Vinatea edita desde el año 2017 obras individuales o antológicas con cuyos beneficios íntegros se destinan a dar impulso económico a proyectos infantiles deportivos a través de una fundación sin ánimo de lucro. Otros libros en este formato «centenario» son, por ejemplo, 101 Hechos legendarios en la historia de Valencia o 101 Relatos de la publicidad antigua.  GINÉS J. VERA.

Háblanos de la portada de este libro, cuanto menos curiosa; no busca el impacto visual facilón, sensacionalista, ese de la sangre y la violencia instantánea en un fotograma.
Así es. La cubierta de un libro es la primera tarjeta de visita con la que el objeto se presenta al mundo, su partida de bautismo, y las cubiertas de la editorial Vinatea ya gozan de un cierto halo estético que las identifica como una de nuestras primeras imágenes de marca. Además, el formato collage, como si de un tetris se tratara, permite integrar distintas imágenes que pueden ser tanto explicativas como descriptivas de elementos que el libro incluye y te dan una visión omnisciente de cuál es la filosofía que persigue, con lo que este libro no es una excepción.

La fórmula de los «101» parece que va camino de convertirse en un nuevo éxito para la editorial Vinatea. Coméntanos cómo llegasteis a este dígito a la hora de plantear este proyecto criminal.
Prácticamente desde el principio, el número 101 se convirtió en una cifra telúrica para esta editorial y, como si de un juego se tratase, la gente acude a las librerías con un número qué directamente relacionan los vendedores con nuestro producto. En el principio de nuestros tiempos, el número 101 se nos antojaba una manera divertida de poder presentar hechos aparentemente inconexos para que adquiriesen una homogeneidad. Tanto éxito tuvo aquella iniciativa, que después la hemos replicado en obras como los relatos publicitarios, los relatos del centenario del Valencia club de fútbol y, en este caso, en el libro de los crímenes. No olvidemos que la primera conexión mental que realizamos de este número con la realidad es la de un famoso cuento, con lo que también ese origen hace que podamos viajar sobre esa nave hacia nuestros recuerdos más infantiles.

De los ciento un relatos, siendo impares, me preguntaba si hay más autores que autoras o viceversa. Y, al hilo de ello, si en lo que a crímenes se refiere, hay más criminales en el libro de uno de los dos sexos o por igual.
En nuestras antologías nunca pretendemos que exista un equilibrio numérico en lo que hoy se llama de género pues nos parece que esa es la peor de las maneras de reivindicar un criterio de justicia elemental como es el de que el género no debe determinar la presencia en uno u otro ámbito de la realidad, sino que debe ser el del mérito. En todo caso, hemos realizado una selección profunda de 101 autores y autoras sin atender a la longitud de su melena, válgase la expresión, sino atendiendo a un criterio de oportunidad y de pertinencia respecto a su idoneidad para ajustarse a un tipo de relatos que eran tremendamente exigentes respecto a su trama.

Aunque el título mencione a Valencia, me consta que los crímenes y sus plumas correspondientes no se circunscriben ni a la ciudad ni a la provincia levantina. ¿Nos lo comentas?
Como bien dices, intentamos que la editorial Vinatea se vincule indefectiblemente con hechos de temáticas variadas que tienen que ver con nuestras tierras, no solamente con los de la ciudad de Valencia, no solamente con los de la provincia de Valencia, sino por supuesto con los de nuestras vecinas provincias de Alicante y Castellón, tan cercanas geográficamente pero tan lejanas en cuanto a espíritu en ocasiones. Tanto, que acaban creando una rivalidad con el Cap i Casal que en muchos casos se me antojan ficticias y que vienen azuzadas por intereses que no acierto a comprender pero que rechazo de plano pues formamos parte de la misma historia y el mismo proyecto vital.

Leí en algún sitio que lo que más nos atrae son los dos extremos de la vida, el inicio (el sexo) y el final (la muerte). En este caso se trata de crímenes, aunque creo que aquí no solo hay muerte, también otro tipo de crímenes y criminales. Háblanos de ello.
En esta antología de relatos criminales existe un variado catálogo de temáticas que es lo que la hacen especialmente flexible y especialmente rica. En este sentido, en este principio y final que se recoge en tu pregunta, existen delitos de tipo sexual y existen delitos de sangre que tienen como origen agresiones, homicidios o asesinatos, pero también existen otro tipo de delitos que son delitos contra la propiedad, delitos intelectuales, delitos de estafas donde el engaño de un ser humano al otro es lo que los origina, y también un último apartado de hechos misteriosos en la ciudad de Valencia que no tienen un origen penal pero que también nos llevan a ese submundo de lo desconocido, de lo ininteligible o, sinceramente, de aquello que nos produce pavor.

Siendo un libro con más de cien historias criminales habrá quien piense que serán de corta extensión, como también que para leer crónicas de sucesos ya tiene las noticias o la hemeroteca… Pero se equivocan, pues ni son tan cortos ni se trata de textos periodísticos. ¿Es así?
Como siempre, el espíritu de nuestros libros no es el de realizar un catálogo que sea una sucesión de datos técnicos o donde prime el lenguaje periodístico sino que queremos hacer literatura, buena literatura donde la lírica, la épica o la narrativa salga de determinadas zonas de confort para que manos más avezadas o manos más bisoñas tengan herramientas intelectuales con las que poder exprimir hechos que llenaron los papeles de nuestros periódicos y que nos producen recuerdos contradictorios. Una extensión de cuatro páginas en papel impreso hace que tengamos que ser especialmente quirúrgicos y certeros en textos en los cuales el principio, el desarrollo y el nudo o desenlace tengan la calidad literaria y la estrategia adecuada como para presentar un hecho que sea reconocible pero que no nos dé las pistas de lugares y nombres concretos porque aquello nos colocaría en una posición jurídica dudosa y abriría heridas que no nos corresponde remover.

Preparáis desde la editorial un evento de presentación del libro. Estarán las y los autores, habrá sorpresas y… me preguntaba si la cosa acabará como la obra de A. Christie, la de ‘10 negritos’, o como el título de la berlanguiana película (doble guiño, por ser cineasta valenciano) ‘Todos a la cárcel’. Coméntanos, si te dejan.
Dices bien que nuestras presentaciones se han convertido en una verdadera referencia en las que quien asiste tiene la sensación de que siempre va a suceder algo distinto. Iniciamos este tipo de presentaciones-espectáculo con las mujeres fascinantes, después vinieron los hombres fascinantes, después los relatos publicitarios y los relatos del centenario del Valencia, y en esta ocasión la propia temática de estos relatos nos va a ofrecer sorpresas que no queremos desvelar pero que van a ser muy escénicas, muy teatrales, y donde la música, la narrativa y el elemento teatralizante van a provocar que una vez más sea difícil olvidar aquello que proponemos como invitación a la adquisición de nuestros libros. En ello empeñamos nuestro talento y compromiso. No quiero olvidar, por último, la decisiva intervención de voluntarios como Rafa Sastre, Amparo Hoyos, Pere Lluis Alegre -o tú mismo- para que esta antología se hay convertido en realidad.

También te puede interesar…

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.