FIDO

“Los niños son seres cognitivos con una capacidad artística casi mayor que la de los adultos”

Depedro fue el primer proyecto musical en solitario que el madrileño Jairo Zavala (La Vaca Azul, 3000 Hombres) empezó hace ya más de diez años. Pasada la década, amasa cuatro discos de estudio, un EP y viajes por todo el mundo que el viernes 10/1 lo traen a la sala Moon dentro de la gira Todo va a salir bien. Aprovechamos su visita a la ciudad para pedirle que nos confíe detalles jugosos sobre sus últimos proyectos. SYLVAIN PERNET

Jairo, ¡bon dia! Vas a estar en Valencia dentro de la gira Todo va a salir bien, un disco en directo, sin público, recopilatorio de los grandes éxitos de Depedro.
Es la celebración de una década de trabajo en la cual amigos que significan mucho, tanto por su amistad, como por sus inspiraciones, han venido a colaborar y darle una nueva luz a las canciones. Me hace mucha ilusión pasar por Valencia, en principio debíamos de tocar en octubre y no pudo ser, pero por suerte sí lo hemos conseguido.

Después de diez años dedicados 100% a Depedro, girando constantemente, ¿has tenido la necesidad de parar y echar un vistazo a lo realizado?
Realmente voy a parar después de esta gira que se ha juntado con la del disco anterior, El Pasajero. No es una necesidad en si, más bien una especie de resumen y poner en valor lo que se ha hecho. Al principio no estaba muy a favor de este proyecto, porque no sabía si iba a tener interés grabar canciones que ya había grabado, pero me han cerrado la boca (risas). La emoción del público me ha demostrado que sí era buena idea y ha hecho que hoy la familia Depedro sea mucho más grande.

¿Te gusta lo que ves en el retrovisor?
Estoy muy orgulloso de ver hasta dónde ha llegado el proyecto, he viajado por todo el planeta, he conocido músicos maravillosos que me han llenado la maleta de experiencias y de colores con los que he coloreado mis canciones. Es como una especie de círculo inspirativo y creativo.

En Todo va a salir bien colaboran referentes de la escena española como Luz Casal, Coque Malla, Vetusta Morla… ¿Compartir el escenario ha sido una necesidad? ¿Pura diversión? ¿Voluntad de dar otro toque a tus canciones?
La colaboración es una constante en mi carrera, no es una cosa de ahora. Este disco no fue idea mía pero ha salido de forma muy natural y ha puesto en valor el repertorio. Siempre me encanta ver como mis canciones, en boca y voz de otros, llegan a otros sitios y es lo que ha pasado.

En octubre salió Érase una vez, una aventura musical dedicada a los niños que defines como “un canto a la infancia para caminar por las estrellas hasta la luna y mirar que, aun en la fragilidad del mundo, se puede soñar”. Cuéntanos un poco el porqué de este proyecto.
Como padre tengo un poco de experiencia y me parecía que en nuestro país no existe mucha música dirigida hacia los niños sin condescendencia. Creo que hay que dirigirse a los niños a nivel artístico con todo el rango. El disco se ha hecho con todo mi conocimiento y corazón, y en ningún momento he querido infantilizar a este público, tanto con la letra, como en los arreglos musicales. Los niños son seres cognitivos con una capacidad artística casi mayor que la de los adultos porque tienen todas las neuronas intactas.

Todo va a salir bien, Érase una vez… A pesar de las dificultades, ¿te definirías como un soñador? ¿Un eterno optimista?
No optimista, porque no soy una persona naíf, pero sí me gusta estar del lado de la esperanza, término que conlleva la espera. ¡Hay que tener paciencia! Por la experiencia que me ha dado la vida, veo que hay mucha energía positiva por la calle, con gente que tiene la capacidad de dar a pesar de la miseria. Así que quiero pensar que por el lado de la esperanza nos vamos a encontrar siempre cosas buenas.

También te puede interesar…

¿TODAVÍA NO TE HAS SUSCRITO A NUESTRA NEWSLETTER?

Suscríbete y recibirás propuestas culturales de las que disfrutar en Valencia.