UNA FLOR TRAS OTRA SALPICA LA PROFUNDIDAD DEL VERDE
Escénicas
Viernes 11/6 de 2021   19.00
Teatro Círculo
Valencia (Benimaclet ❤)
8€

EQUIPO:
Texto e interpretación Paula Elena (@paulaelenaramos)
Espacio sonoro Col·lectiu Penja’m (@collectiupenjam)
Responsable de movimiento (@arcos_noe)
Diseño de iluminación Jrisa Lialia (@jrisalialia)
Vestuario Teresa Juan (@teresajuan)
Diseño gráfico Cristina Bonora (@cristinabonora.es)

Esta pieza nace de la necesidad de destruir los cimientos de la casa para proponer un nuevo mundo donde las flores sean nuestras aliadas. Para ello, hace falta un plan: una florista se desliza hacia la muerte deseando quemar el yugo, un mundo. Entonces florecen las aliadas, brota el jazmín.

En escena exclusivamente Paula Elena, quien también ha escrito este camino de crueldades que transita hacia una extraña brecha de belleza que nos deja un fin último salpicado de flores, llevando al cuerpo hacia el extremo de la desesperación y todas las fórmulas de lo despiadado.

El simbolismo floral trasciende los códigos verbales o botánicos. Es este un ejercicio de valentía que queda reflejado en un texto lleno de complejidad y belleza. Elevando la palabra interior, iluminada, la florista articula un parlamento en polifonía con el espacio sonoro y la exploración corporal de diferentes violencias y último abismo.

Podríamos hablar de una búsqueda espiritual, un viaje interno que ya se encontraba latente en la creadora, pero se concretó con su experiencia cercana a la muerte en 2014 (publicada en el libro “Box 1: historia de un corazón que sembró una galaxia en un cuerpo eléctrico” ISBN: 978-84-608-7985-5). Tratando de evocar lo inefable y de acercar al público a esta experiencia, se realiza en esta propuesta una inmersión hacia diferentes tradiciones místicas con alusiones a algunas obras, desde “Las moradas” de Santa Teresa, pasando por Arthur Rimbaud, Alejandra Pizarnik, Clara Janés o Leopoldo María Panero.

La autora e intérprete nos presenta un tránsito, una búsqueda, las flores como unidad de medida del alba, como boca del canto litúrgico. Enfrentándose a los fantasmas de su propia línea biográfica en la que subyace la unidad oculta. Las numerosas referencias florales abordan la unión con el otro (sea el otro un yo lírico o un fin de mundo al que enfrentarse) marcado por un aviso de lluvia durante todo el recorrido de esta propuesta que nos insinúa el umbral entre dos realidades (que a su vez conforman una sola). El significado total de la simbología del agua en esta pieza escénica sólo se descubre en relación con otros símbolos que constituyen un auténtico sistema.

Teatro Círculo Benimaclet ❤

Prudenci Alcón i Mateu, 3
46020 Valencia