Captura de pantalla 2016-05-13 a las 11.21.45
Música
Viernes 13/5 de 2016   21.30
Las Naves
Valencia (Poblats Marítims)
9€

Parade es el alias artístico que cobija a Antonio Galvañ, un reconocido músico -y profesor de música- de Yecla (Murcia), célebre por su capacidad de generar canciones de orfebrería pop en las que habita un universo hasta ahora sólo imaginado, leído o acaso intuido en algún filme de serie B. Artista de JabalinaMúsica desde diciembre de 2008, no ha cesado de componer en este tiempo sus misteriosas y a la vez entrañables canciones, que desde finales del siglo pasado dieron vida a nuestros sueños más ingenuamente fantásticos. Nadie como él ha sido capaz de crear una galaxia plagada de entrañables seres de ciencia-ficción con una tara de fabricación casi idéntica a la de muchos humanos como nosotros: la soledad genética.

Este reputado músico murciano ha obtenido un merecido prestigio por ser uno de los más lúcidos talentos de la escena independiente española, habiendo sido reclamado por artistas de la talla de Ibon Errazkin y Teresa Iturrioz (Single), Carlos Berlanga o Fernando Márquez “el zurdo”, para aportar, a los teclados, su brillo personal en los respectivos últimos trabajos discográficos de todos ellos. Buen hacer y talento que propiciaron ser el elegido para realizar las tareas de productor y arreglista del disco de Kikí d’Akí “No mires atrás”, grabado en 2007.

En la actualidad, después de haber estado recluido en Intonarumore durante los últimos meses de 2015 para grabar sus nuevas canciones, acaba de ver la luz su flamante nuevo álbum titulado “Demasiado humano” (febrero 2016). Un disco, el octavo pasajero en su discografía, que es una vuelta al sonido primigenio de Parade. Trata de la imperfección de las máquinas, del corazón y del alma de los sintetizadores, pero también del error humano, de cómo una interpretación puede contener una equivocación que, paradójicamente, la hace mucho mejor, más cercana y empática que la perfección. “Demasiado humano” suena a una época en la que los sintetizadores no se programaban con ordenadores, sino que se tocaban directamente. Así es como se ha hecho este nuevo trabajo de Parade, con capas de sintes polifónicos para crear ritmos y atmósferas que guardan letras sobre inteligencias artificiales, motoristas fantasmas y pandilleros de finales de los setenta, e historias increíbles que, una vez más, vuelven a sorprender hasta al fan más acérrimo de su autor, Antonio Galvañ.

Las Naves Poblats Marítims

Calle Joan Verdeguer, 16-24
46024 Valencia