Confèrencia-Debat
Miércoles 21/2 de 2018
Facultat de Geografia i Història
Valencia (Universitats)

Los hombres y mujeres de hoy tienen la necesidad de anclarse al pasado, incluso cuando inventan el futuro, y de reflexionar sobre el significado histórico, geográfico y artístico de los cambios sociales. Desde las fantasías medievales de El Señor de los Anillos o Juego de tronos hasta las utopías y mundos extraterrestres de la ciencia ficción, se han creado geografías y sociedades imaginarias que expresan las ambiciones y miedos de cada momento histórico. Todo ello se ha plasmado en distintos formatos como el cómic, el cine, el anime, la literatura o las series televisivas, a través de los que podemos comprender mejor nuestro presente y nuestra historia.

Para ello, en el congreso internacional, con sede en Valencia, se proponen tres mesas temáticas, que se organizarán a partir de varias ponencias y comunicaciones con el fin de favorecer el debate y el diálogo entre los congresistas. También habrá actividades paralelas como cinefórums, talleres, debates y encuentros entre jóvenes investigadores.

En 1974 Henri Lefebvre, en su libro La production de l’espace social, sentaba las bases del espacio como lugar de representación. Como un lugar concebido en el que ciencia, técnica y arte se ponían a disposición del artista para plasmar una idea. Desde una mirada polisémica, los actuales espacios de representación del mundo de la ficción (audiovisual, literario, etc.) interesan como objeto de análisis de la historia, la geografía y la historia del arte, por cuánto de realidad prestada hay en la narratividad, la concepción espacial y la visualidad de los mundos imaginados que se generan como elenco de una cultura visual que se construye a golpe de una nueva manera de relatar, ya sea a través del cómic, el cine, las series o el videojuego.

Por tanto, en relación a su teoría de la representación del espacio, nos interesa su conceptualización como instrumento discursivo, no tanto desde la óptica de la práctica espacial o las representaciones del espacio, sino de los espacios de representación que aúnan espacios físicos y su codificación simbólica, a través de la que la historia, la geografía y el arte mutan hacia imágenes proyectadas e imaginarios sociales y culturales de la colectividad.

En la actualidad, la mirada temporal se centra en una lógica postromántica, en la que existe un neorevival que conjuga historia, territorialidad y cultura visual con lo fantástico. Esta atemporalidad de la concepción visual que subyace en las narrativas audiovisuales y literarias se ancla en la supuesta veracidad de un anhelado pasado que recorre las brumas de la realidad histórica, el mito y la leyenda. Cuestiones más que palpables en la configuración de lo que Zygmunt Bauman (2000) ha denominado la modernidad líquida. Esta modernidad, caracterizada por la volatilidad, la fragilidad, la inseguridad y la incertidumbre de realidades y conceptos, se expresa a través de la necesidad que el ser humano actual tiene de anclarse al pasado y reflexionar sobre el significado histórico de los cambios sociales y sobre las distintas realidades percibidas sobre un mismo territorio. Aspectos que no siempre se observan y analizan desde la perspectiva científica, sino que incluyen los renglones escritos en los márgenes de la percepción transmutada de nuestras realidades históricas, geográficas y artísticas, desde una perspectiva cultural amplia.

Facultat de Geografia i Història Universitats

Blasco Ibáñez, 28
46010 Valencia