04cf73dc-2beb-416f-bab9-dae5e4d04145
Exposicions
Del jue 22/11 al lun 31/12 de 2018
Galería Punto
Valencia (Altres)
Entrada libre

EQUIPO REALIDAD (1966 – 1976):
El Equipo Realidad, formado por Joan Cardells y Jorge Ballester, nació en Valencia en 1966, en el contexto del desarrollismo franquista, y se disuelve voluntariamente diez años más tarde cuando, con el nuevo escenario de la transición democrática, sus integrantes consideran la necesidad de cancelar su proyecto. Equipo Realidad se une así a la figuración crítica, que desarrolla una pintura con un fuerte carácter político y de apropiación de imágenes procedentes de la realidad cotidiana y de la historia del arte. Los cuadros presentes en esta exposición provenientes de la colección personal de Jose Ignacio Agrait balizan el final de la trayectoria conjunta emprendida por ambos pintores dentro de la corriente valenciana de la Crónica de la Realidad, creada por Vicente Aguilera Cerni y animada por Tomás Llorens. Una tendencia inscrita, a su vez, dentro del realismo crítico surgido en España a mediados de la década de los años sesenta, como reacción al agotamiento de la pintura informalista y deudora de las corrientes renovadoras europeas y norteamericana.
La pintura del Equipo Realidad plantea una reflexión acerca del estatuto de las imágenes visuales en la sociedad moderna de masas, centrando su foco de atención sobre la imagen fotográfica de la realidad cotidiana (el hogar, el ropaje, el retrato…) difundida o perpetuada por los medios de comunicación de masas. Su divisa es: “Lo que nos interesa no es la realidad, sino su imagen”. Su pintura incide, con acento crítico y aguzada ironía, en la propuesta del “modelo de comportamiento oficial” de la sociedad vigente hasta el fin de la dictadura y el advenimiento de la democracia en España.

Jose Luis Puche:
Nos presenta una relación de dibujos con claras pretensiones pictóricas realizadas al modo de palimpsestos, cuya labor procesual finalmente dictamina que el valor del dibujo es el que impera sobre el papel. De tal modo con esta dicotomía de sucesos el artista considera que aquello que queda en el papel no es un mero dibujo, sino un acontecimiento donde la narrativa comienza cuando la obra llega a ser observada, nunca antes. En los papeles de Puche la banalidad de lo mirado está estratégicamente envuelta en un aire impregnado por el sutil aroma del misterio. La misma naturaleza estática de la obra entra en claro conflicto con la narrativa visual del propio cuadro, un dibujo punteado de movimiento y pleno de dinamismo en su aspecto compositivo. Esta tensión de principios opuestos contribuye, de una manera velada pero efectiva, a que se manifieste el elemento perturbador.

ANA CISCAR
Desarrolla su trabajo como artista dentro del ámbito de la pintura y la fotografía, desdibujando los límites entre ambos medios y buscando la tensión que proviene de atribuir a la fotografía documental la cualidad de representación fiel de la realidad y contraponerla al carácter interpretativo, de narración construida, que se otorga a las artes.

Galería Punto Altres

Borriana, 37
46005 Valencia