becce85a-3c56-454d-bb25-5ae735819967
Exposicions
Del vie 21/9 al vie 16/11 de 2018
Espaivisor
Valencia (Ciutat Vella)
Entrada libre

Apenas unos pies –sandalias con calcetines que parecen salidas de una novela muy subrayada de Yasunari Kawabata- devuelven la imagen del suelo salpicado a la que debe ser la cotidianidad en el estudio del pintor. Si no hubieran aparecido esos pies apenas esbozados por el objetivo, es probable que la franja estrecha y moteada se hubiera confundido con la superficie que ocupa la parte superior de la fotografía, el cuadro mismo que, apoyado contra la pared, escudriña el propietario de los pies, cuyo ojo toma la instantánea, teniendo en cuenta la lógica del espacio.

Siguiendo con el juego de malentendidos que plantea la fotografía -los que persigue con frecuencia Juan Uslé en sus cuadros también cuando enreda a la mirada-, la superficie pictórica despliega con desparpajo su apariencia ambigua de fotogramas salidos de una película abstractizante. Ocurre siempre con el cine vanguardista: sobre la pantalla se proyecta una ineludible ausencia de narrativa. Sin embargo, la ausencia de narrativa no quiere ni mucho menos decir falta de relato -a veces es todo lo contrario.

Casi como una increíble prolongación de sus trabajos pictóricos, la mayor parte de las fotografías de Juan Uslé no permite distinguir elementos figurativos nítidos. Si en la serie Negra las formas se camuflan como claridad o fragmentos; en Tramas el mundo se va reduciendo a geometrías; e incluso los Paisajes se difuminan y se duplican, boca abajo, gadget visual del siglo XIX, mujer en el columpio del Ballet mécanique de Leger. Porque sus fotos –y a ratos incluso sus pinturas- tienen sabor a cine de vanguardia. Igual que ocurre en la mítica película de Michael Snow La région centrale, estrenada en 1971, en las fotos de Uslé el mundo y las cosas del mundo aparecen desplazadas sin remedio, despedazadas, sumergidas en un trastocamiento que más que vaciarlas de relato, las reviste de una historia sorprendente que obliga a repensarlo todo. Es un juego a la vez preciso y desestructurado. Una línea quiebra los fotogramas. Un color desbarata el orden impecable del cuadro. Unos pies irrumpen en el espacio fotográfico y lo agrietan.

Espaivisor Ciutat Vella

Carrasquer, 2
46001 Valencia