gran lebowsky
Exposicions
Del jue 6/6 al mie 11/9 de 2019
Librería Railowsky
Valencia (Ciutat Vella)
Entrada libre

No son solo las fotos que tomó ‘El Nota’, o mejor dicho: las fotos que tomó Jeff Bridges mientras era ‘El Nota’. Son las fotos que tomó Jeff Bridges mientras era Rooster Cogburn en ‘Valor de ley’, y mientras era Otis Blake en ‘Corazón rebelde’, y mientras era Jack Baker en ‘Los fabulosos Baker Boys’, y mientras era Obadiah Stane en ‘Iron Man’, y Max Klein en ‘Sin miedo’, y Duane Jackson en ‘Texasville’, y Michel Faraday en ‘Arlington Road’; y, volviendo al principio, mientras era Jeffrey Lebowski, ‘El Nota’, en ‘El gran Lebowski’. Cada uno tiene su Bridges favorito. Las fotos son las fotos que ha tomado el actor mientras era otra persona, desde el interior de ese universo que todos tenemos por ajeno a lo terreno, desde su intimidad: la intimidad de Hollywood.

No hay prácticamente nadie que haya escrito sobre la vertiente de fotógrafo de Bridges que no se haya permitido al menos un párrafo para glosar el artilugio que media entre su ojo y ese mundo ‘off’ de los rodajes. La Widelux F8 de 35 mm. “Es una amante volátil”, escribió el propio actor en el prólogo de ‘Pictures’, el único libro que ha publicado sobre su trabajo fotográfico, en el 2004. “Su visor no es preciso y no hay enfoque manual, por lo que es arbitraria en sí misma, una cualidad caprichosa. Me gusta precisamente eso. Es algo a lo que aspiro en todo mi trabajo, una carencia de preciosismo que hace las cosas más humanas y honestas”. Con esa Widelux panorámica (“es una cámara que hace como un barrido”, resume Minguez), Bridges o quienquiera que fuera en ese momento, ‘El Nota’, Otis Blake, Jack Baker, mostró inéditos ángulos de escenas memorables como aquella en la que Michelle Pfeiffer vestida de rojo canta su sensual versión de ‘Makin’ Whoopee’ sobre el piano de uno de los fabulosos hermanos Baker. Allí está, de pie sobre el instrumento, justo antes de empezar a cantar (y a grabar).

Con la Widelux, Bridges hacía selfis cuando a nadie se le había ocurrido llamarlos selfis, de modo que él mismo aparece en muchas de sus fotos. En una de ellas se fotografía en la barra de la bolera junto a Sam Elliott, el personaje conocido simplemente como The Stranger y a la vez la voz que narra la película. Allí están, The Dude en uniforme de bolera y The Stranger con su sombrero vaquero, en una foto que indudablemente huele a zarzaparrilla.

Librería Railowsky Ciutat Vella

Gravador Esteve, 34
46004 Valencia