Exposicions
Miércoles 10/2 de 2016   19.30
Wayco
Valencia (Ciutat Vella)
Entrada libre

“Vivo la pintura desde la niñez, cuando quiero crear, me concentro. Es curiosamente por las tardes, a una hora determinada. Me viene la inspiración. Se abraza a su musa y se interna en la línea del abstraccionismo, solo camina con las andaderas primigenias del arte, para centrarse en el color, el borrón, como ella menciona sus manchas de pintura, en las rayas.

Tiene un colorido especial. Muy suyo, distinto a otras masas plásticas, en donde colores neutros imperan sobre los rabiosos y también sobre los cálidos. Extiende sus masas con valentía. El dibujo es insinuante, como si fuera un telégrafo, queda bien explícito el mensaje a base del cromatismo puro. Verdes, amarillos, y sobre todo marrones. Gozan y bullen su paleta. El negro hace su asomo de manera contornal, como ratificando lo que quiere expresar y decir.

La pintura de Concha Pamblanco llega a estremecer, pese a su simpleza, y es interesante al arranacar del raigal, el extremo más extremo de la raiz. El mensaje comunicativo que pretende en su soledad conceptual.

Difícilmente disimula la poca o mucha tortura de su alma, porque sus pinceles y espátulas son brazos obedientes a los que, impenitentes, les faltan miembros supletorios para canalizar tanta energía.

Su colorido está basado en la observación, en el sentimiento, en la sensibilidad y en la impaciencia por crear algo diferente. Su objetivo ha sucumbido al abrazo del arte. Pinta la belleza o camina en busca de la belleza. Nace de una fantasía o de un pensamiento. Su pintura se introduce en mundos imaginarios.”

Wayco Ciutat Vella

Governador Vell, 29
46003 Valencia